Mudanza

Desde hoy, Buscando Preguntas tiene un nuevo hogar.

Me he decidido a comprar mi propio dominio http://antoniocartier.es y allí es donde, desde ahora, estará este blog.

Aprovecho para pintar las paredes y redecorar un poco la casa. Y probablemente en estas primeras semanas haya algún cambio de repente.

He tratado de pasar todo este blog al nuevo, pero daba algún problema. Y puestos a hacerlo mal o a medias, prefiero que se quede aquí.

Espero que os sintáis cómodos en el nuevo hogar y recordar a aquellos que leen por feeds que lo cambien.

Nos vemos al otro lado.


Salvando estrellas

Desde hace tiempo, vengo notando una tendencia horrible en nuestro país: somos unos quejicas.

Partimos de la base de que todo es mejorable, de que en todo se puede hacer más, de que todo se puede hacer mejor… Estamos de acuerdo. Y que es nuestra responsabilidad como ciudadanos ser críticos y señalar los problemas (y ojo, intentar arreglarlos) de la sociedad, de la política, de la vida… Estamos de acuerdo.

Pero es que esta tendencia de los quejicas, la vengo observando desde hace años, cada vez más, y sigue unos patrones más o menos similares: el gobierno (nacional o autonómico, o el ayuntamiento) da unas ayudas* y entonces, claro, alguien se queda fuera de la ayuda. Y empiezan las quejas. Pero es más, el que la recibe, tampoco se queda agusto y dice que es insuficiente (en tiempo, en cantidad, en modo o en lo que sea…)

¿Y al final qué tenemos? Una población X que se queja por seguir como está y una población Y que se queja por estar solo un poquito mejor. Pues eso… quejicas.

* Ojo, ayudas!! Que la palabra ayuda es la que es. Y no otra

Y todo esto me ha recordado un cuento que me envió una gran amiga (gracias Petru) y que, creo, es bueno que tengamos siempre en mente.

Paseando por la playa, a lo lejos, vi una persona que repetidamente se agachaba, recogía algo y lo lanzaba al mar.
Extrañado, me acerqué y me di cuenta de que estaba devolviendo las estrellas que la marea al bajar había abandonado en la arena.
Al preguntarle el porqué de su esfuerzo comentó que si no las devolvía al mar, morirían asfixiadas.
Al oir la respuesta le expliqué que su esfuerzo era inútil, pues eran multitud las estrellas abandonadas en la playa, que habiá montones de playas más y que él sólo no podría salvarlas a todas; que no valía la pena…
El hombre, sin parar de agacharse y sin parar de devolver estrellas, con alegría me dijo:
“Pregúntale a esta estrella si merece la pena o no el que yo me agache”.
Y al decirlo, la tiró al agua…y volvío a agacharse.


Pataletas del periodismo

Desde hace un par de semanas, más o menos, es imposible que pase un día sin que un periódico, telenoticias o programa variado que no hablo de esa moda de criticar a los políticos por dar unas declaraciones enlatadas. No todos hacen como Patxi López con su entrevista por twitter (precedidad de una rueda de prensa de toda la vida), es cierto. Pero lo que no acabo de entender es el motivo de enfado de los periodistas. Ellos se lo han ganado.

Uno de los motivos para los que algunos políticos (el propio Lehendakari) se abrieron un blog hace tiempo era porque en los medios tradicionales nadie les daba bola. Cuando no eres un jefazo, a la prensa, simplemente no le interesa lo que dices. Y por eso no van a tus actos o a tus ruedas de prensa. Y eres tú el que tienes que buscarte la vida, llamarles, escribirles la nota de prensa (que luego copian y pegan) y enviarle las 3 o 4 fotos para que ellos seleccionen la que les cuadre mejor. ¿Eso es periodismo? Y eso pasa a casi todos los niveles. Menos claro, al alto altísimo, donde sí quieren hacer su trabajo y preguntar.

Pues por mí, que sigan llorando. Luego se dirán que los blogs están matando al periodismo, en lugar de darse cuenta que son los periodistas (o la falta de) lo que lo está haciendo.


La prensa rosa está muerta

Sí, muerta. Lo dijo muy bien ayer Ángel Martín. No tienen corazón. De verdad que no lo tienen. Creo que lo que nos mostró ayer sobrepasa los límites de muchas cosas que habíamos visto en televisión. No sé si será lo más fuerte, o lo más grave, o lo más sucio… pero sí que es, cuanto menos horrible.

Prefiero no añadir nada más.

A partir del 7:37


Turismo en la Aldea

Hace unos días Ana Aldea nos ofreció a sus lectores la posibilidad de hacer algo tan típico de agosto como hacer turismo. Pero claro, un turismo muy especial: turismo bloggero. Y nos dió la posibilidad de escribir lo que quisieramos. Y así lo he hecho.

Antes de mi ya pasaron Jorge y Noelia y seguro que a lo largo de estas semanas más gente interesante se pasa por allí.

Así es como Ana me ha presentado en sociedad y aquí puedes leer mi post, titulado La Canción del verano


Las cuñadas de Cristiano Ronaldo

No me he podido resistir…

Absolutamente genial.

cuñada de cristiano ronaldo

Viñeta de Forges para elpais


Juegos Musicales

Spotify es un programa que te permite escuchar música en streaming. Algo así como hace youtube pero en este caso solo el audio. Esto quiere decir que no hace falta descargarla y, a cambio de unos cuantos anuncios, es gratis. Y legal.

Pero con Spotify también uno puede hacerse sus listas de reproducción y escucharlas tantas veces como quiera. Y es más: puedes compartirlas. Y aún más: puedes hacerlas en común.

Y gracias a esta cualidad hace unas semanas se me ocurrió el primer juego. Se trata de meterse en la lista Jugamos? y agregar hasta tres canciones sin que se repita ningún artista. La idea es obligarnos a rebuscar un poquito y que todos aquellos que tenemos esta lista encontremos nuevos grupos.

La segunda lista nace porque hace tiempo me vengo dando cuenta de que hay muchas canciones que hablan de Madrid o se sitúan en sus calles, ya sea en el título o en el contenido. Así que tomando el título de la canción de Sabina, he creado Pongamos que hablo de Madrid. Allí vamos recopilando todas esas canciones que hablan del amor/odio que le tenemos a esta ciudad.

Y tú ¿has creado alguna lista?, ¿te apetece participar en estas?