Legislar a golpe de titular

Ya pasó con Marta del Castillo y este fin de semana con brutales sucesos con menores. Nuevamente hay voces (las de siempre) que aprovechan el impacto mediático para pedir más dureza para estos casos. Siempre más dureza, por cierto, nunca otras medidas. Y siempre, bajo el amparo de unos hechos que a todos nos revuelven las entrañas solo de imaginarlos. ¿Política visceral? Seguro.

¿Imaginando la violación, el asesinato o (ponga aquí un delito similar) se puede legislar mejor? ¿Tiene uno así la mente despejada para ser capaz de ver no solo el árbol, sino todo el bosque?

Miedo tengo de aquellos que quieren protegerme.

Anuncios

Personaje de la semana: el embrión

A petición cibernéticaeterna, hoy publico en su blog, el segundo capítulo de El personaje de la semana. La semana pasada le tocó a Camps (que también podría ser el de esta semana…)

Hoy, el embrión.


Cartyñete está de luto

 viñetas luto

El cielo está de enhorabuena.

Aquí puedes ver más cartiñetas.


Conciencia social

Me ha llegado este vídeo por mail. Habla por sí mismo.


La Rosa Morada y su “Antropología espontánea”

Hoy quiero recomendaros un estupendo post de Noelia acerca de un reportaje en televisión acerca de los barrios marginales. Para no aburriros, os dejo con un extracto:

En algún momento tuve la sensación de que los reporteros se sentían como fotógrafos del National Geographic en algún pueblo del Amazonas, sin entender ni las costumbres ni casi la lengua de sus habitantes. El tono del reportaje iba en la misma línea. Digo yo que la gente del barrio de Salamanca, de Chamberí o de cualquier zona privilegiada de nuestras grandes ciudades, sentada en su butaca pensará lo que tu y yo pensaríamos viendo un documental sobre los aborígenes del Amazonas. Pero esto se trataba de “vea la realidad que se produce cada día a pocos km de su casa”.


Para días grises

tipo-banco_technicolor_jpg

Vía el trabajo interrumpido.


Eso es mentira

Probablemente estemos rodeados de mentiras: anunciones, informativos, declaraciones, compañeros…

Pero yo, al menos, no soporto las mentiras. Y es cierto que no todo lo podemos ver siempre de la misma forma. Y eso provoca que a veces, coexistan varias verdades sin que por ello nadie mienta. Es difícil, especialmente cuando decir (o callar) ciertas cosas puede suponernos ganar (o perder) algo.

Y tu, ¿aguntas las mentiras? ¿eres un mentiroso compulsivo? ¿demasiado inocente?