Cohecho

¿Qué es cohecho?, dices mientras vistes,

junto a mi traje, tu Louis Vuitton azul.

¡Qué es cohecho! ¿Y tú me lo preguntas?

Cohecho, eres tú.

Poema de Jaume D’Urgell


Anuncios

Hoy recomiendo… Rodolfo Serrano

Periodista, escritor, poeta, de izquierdas y sí, también padre del cantautor Ismael Serrano, para el que ha escrito algunas canciones. Rodolfo Serrano escribe como siente. Y da igual que te hable de Honduras, de Irán, del paro o que leas su poema del lunes. Una forma sencilla pero genial de vivir el día a día.

Después de todo

Esta dulce amargura de los lunes,
esta tristeza suave en todo y nada,
la relación de causas y de ausencias,
el olvido dormido entre tu pecho.

La soledad vencida. Y el deseo.
Los nombres que olvidamos en los labios.
La lista de pecados en tu cuerpo.
El viaje de tus ojos en la noche.

La esperanza de verte o recordarme.
Esa vida pendiente entre tus dedos.
Las caricias del agua. Y el mordisco
del lobo del olvido en mi garganta.

Las venas de tu nombre, y esa risa
de peces y de uvas y de vinos.
El sueño de los días. Pesadilla
de no encontrar mi voz en tus caderas.

Todo se rompe, en fin, cuando me dices:
“La vida es el cuaderno donde anoto
el instante feliz de los encuentros.
Cuando lloras después de haberme amado”.

Aquí puedes ver otras recomendaciones.


No te detengas

Hace un tiempo recibí una curiosa publicidad de un banco. Se trataba, por raro que parezca, de un poema. Desde que lo recibí ha estado clavado en la pared de mi habitación, junto a la cabecera de mi cama.

Hoy quizá no haya sido el mejor día posible. No han salido las cosas como yo pensaba. Y por eso, hoy más que nunca, este poema de Walt Whitman tiene más sentido. Porque a veces las cosas no son tan importantes como creemos.Walt Whitman

NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.