Cuando el insulto ganó a la poesía

Como podemos leer en elpaís, el poeta García Montero (al que yo conocí con la canción Aunque tú no lo sepas, de Quique González, basada en un poema suyo) dejará la enseñanza en la Universidad de Granada, después de que un colega, José Antonio Fortes, le pusiera una demanda por injurias.

“Asumo la sentencia, no la voy a recurrir porque no quiero alargar judicialmente el tema. Lo que sí hago es dejar la enseñanza en la Universidad de Granada, y me voy a mi casa a buscar otro tipo de vida”

En sus clases, Fortes, según declararon algunos testigos en el juicio, se refería a García Lorca como un “fascista” y a Francisco Ayala como “aliado del fascismo”, además de insultar a García Montero y a su familia.

A veces la justicia no entiende de arte, de ganas, de poesía, de saber estar, de gusto, de romance, de las cosas bien hechas…

 

Aunque tú no lo sepas

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos…

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Anuncios

19 comentarios on “Cuando el insulto ganó a la poesía”

  1. miguel ángel yuste dice:

    Tienes razón, me molesta tanta justicia ciega a la propia justicia,y que un hombre con semejante comportamiento y falsario de la propia historia sea capaz de dar clases en la Universidad. La universidad pierde a un profesor y mantiene, ganador y, seguro que exultante, a un verdadero fascista que no es digno de enseñar, esta es la perversidad del sistema, porque no lo olvidemos, no porque todo el mundo tenga derecho a emitir sus opiniones deben ser respetables, y menos si el que las dice es profesor de universidad.
    Penoso.

  2. Alex dice:

    Precioso poema.
    Llegará un momento en que no podremos hablar, porque todo será injuriar.
    Y aunque sea “polémico” creo que si yo puedo llamar fascista al Sr Aznar, también otro, puede llamárselo a Lorca, la diferencia estará en que haya argumentos que validen o no la opinión dada.
    Que un profesor tenga que demandar a otro de su misma facultad, me parece tan triste… Me gustaría que explicase por qué le demandó? qué dijo el Sr Montero?

  3. Cartier dice:

    El poema es genial. Y la canción también.

    Sobre la demanda, según he leído en EuropaPress es por esto (aunque son declaraciones suyas…)
    “No me apetece en absoluto trabajar en esas condiciones, cuando de pronto llamarle perturbado a un profesor que dice esas cosas -que Federico García Lorca era un fascista o que Francisco Ayala había sido un aliado del régimen- puede ser considerado injuria grave”

  4. Julio Ullán dice:

    Aquí hay mucho despistado. José Antonio Fortes no es ningún profesor fascista, sino todo lo contrario: un marxista de extrama izquierda. Y tampoco ha llamado nunca fascista García Lorca, lo que ha dicho es que la estética neopopulista de éste no difiere, en lo esencial, de la estetica de la literatura burguesa del periodo de entreguerras. Asimismo hay que señalar que la disputa que tiene entablada desde hace mucho con García Monterio es personal y no literaria. Fortes que controla la cátedra de literatura de posguerra en Granada es demoledor en su crítica de la poesía de García Montero, lo que (¡ay vanidad!) sube por las paredes a éste.

  5. Alex dice:

    La hoguera de las vanidades, cómo suelen relucir nuestros egos sin necesidad de ponerlos (cara o no) al sol…
    Más comprensible me parece todo ahora, gracias Julio.
    Y sí, creo, que García Lorca está sobrevalorado, y salvando su “poeta en Nueva York” estoy de acuerdo con la afirmación del señor Fortes.

  6. Cartier dice:

    Julio, como verás, en ningún momento califico (ni hago mención a que nadie lo haga) a José Antonio Fortes ni como fascista ni como lo contrario. No le califico. Simplemente.

    Y tampoco he tenido al señor Montero como como profesor, pero me da mucha pena que alguien deje la enseñanza por estos motivos. Y quizá sea bueno que lo deje, porque tal vez sea un ínuti… no lo sé. Como tampoco lo sé si el inútil es Fortes.

    Tu lo has dicho “Fortes que controla la cátedra de literatura de posguerra”. Y ese tipo de controles me da mucha pena. Los profesores en la universidad se preocupan de eso en lugar de enseñar todo y bien a sus alumnos.

  7. Alex dice:

    Sr Cartier, no se preocupan acaso más los políticos en llegar al poder, que en qué hacer con él una vez lo tengan?
    Ejercicio de cinismo lo podemos hacer todos.

  8. Cartier dice:

    En muchas ocasiones sí. Pero es que acaso las cátedras de las universidades no son política?
    Sí lo son, y por eso tienen sus mismos defectos.

  9. Alex dice:

    Y para eso está usted en política? para convertir el defecto en virtud?
    Cuando usted juega al fútbol, si lo hace, cual es su primera aspiración, jugar bien o ganar?

    Ser idealista no siempre es bueno. Se pierde tiempo y energía en cambiar lo que no tiene remedio.
    No quiero que se desvíe el tema de su post, me ha parecido realmente interesante.

    Buen día.

  10. Cartier dice:

    Yo estoy en política para intentar llevar a la práctica mis ideas e ideales. Pero eso no quita para que sepa que en política hay mucha “mierda”.
    Soy consciente de ello, pero no me gusta, ni quiero consentirlo.

    Cuando juego al fútbol intento divertirme.

  11. […] Cuando el insulto gano a la poesia. Antonio Cartier se hace eco del trámite judicial contra el poeta García Montero, un gran post y una reflexión… A veces la justicia no entiende de arte, de ganas, de poesía, de saber estar, de gusto, de romance, de las cosas bien hechas… […]

  12. Luis dice:

    Esto es lo que dice García Montero de Fortes:
    “La defensa de la libertad necesita al mismo tiempo de la prudencia y de la firmeza. La prudencia sirve para evitar que la firmeza se convierta en dogmatismo y temeridad. La firmeza, por su parte, ayuda a que la prudencia no se transforme en miedo, irresponsabilidad y autocensura. El esfuerzo por asumir la libertad de expresión de los demás, aunque los demás divulguen barbaridades, obliga a entrar en litigio, a batallar con valor en nombre de las propias razones y a denunciar sin pelos en la lengua los disparates que se presentan en público como opiniones libres. Soy contrario a limitar la libertad de expresión de los tontos indecentes, porque cualquier recorte puede abrir el camino a la censura injustificada y al control del pensamiento. Pero esta defensa de todo tipo de libertad de expresión obliga a dar la cara y a ser muy tajante de vez en cuando. No me estoy refiriendo a los miedos y a las autocensuras inaceptables provocadas por las amenazas del fundamentalismo islámico, sino a las teorías de un profesor perturbado de la Universidad de Granada, José Antonio Fortes, que lleva años lanzando disparates sobre los alumnos y contra algunos de sus compañeros. No es raro que aparezcan por mi despacho alumnos compungidos para preguntarme con sigilo y vergüenza si es verdad que García Lorca era un fascista. Los alumnos erasmus, que vienen a Granada desde diferentes países de Europa para estudiar literatura, pueden llevarse la sorpresa de que un profesor les explique, sin ningún tipo de dudas, que García Lorca reproducía formas ideológicas fascistas como poeta y como director populista de La Barraca. Así que a García Lorca lo mataron los suyos, los de su mismo bloque ideológico. Todo esto se afirma como verdad científica, en nombre de la Universidad de Granada. Si un profesor de geografía enseñase que Londres es la capital de Marruecos, sería tratado de loco, sin que pudiese defender sus tonterías en nombre de la libertad de expresión. Pero la literatura es terreno menos firme, y los disparates parecen no tener fronteras.
    La noticia en otros webs
    webs en español
    en otros idiomas
    Este profesor, en nombre de la Universidad de Granada, con un vocabulario marxista de cuarta fila, muy cercano al delirium tremens, analiza el prólogo de Francisco Ayala a La cabeza del cordero como prueba irrefutable de que el escritor granadino fue un aliado del fascismo español franquista. Ni la toma de postura de Ayala durante la Guerra Civil, ni sus años de exilio, ni su obra inmensa en favor de la libertad y en contra de la dictadura, evitan que el escritor centenario sea tratado como un pequeño burgués tramposo, cómplice objetivo de la represión. Si García Lorca y Ayala son triturados con esta indecencia, nadie puede estar libre de sospechas, y desde luego no salen indemnes otros ciudadanos de las letras granadinas. Los triunfos que como escritor no ha tenido José Antonio Fortes son prueba fidedigna de la calaña ideológica de autores con más fortuna. Antonio Muñoz Molina, por ejemplo, al escribir contra “aquel memorable derrumbe del 11-S” actuó como siervo del capital para justificar el terrorismo de Estado. Las opiniones de Antonio Muñoz sólo se comprenden por la deuda que contrajo con el poder a la hora de entrar en la Real Academia de la Lengua. Yo soy más servil que Antonio, porque sin haber entrado en la Academia, parece que también defiendo, con mis artículos en este periódico, el terrorismo de Estado. Tan peligroso soy que, según las últimas investigaciones de Fortes, profesor de la Universidad de Granada, causé junto a Álvaro Salvador el suicidio de nuestro íntimo amigo Javier Egea, quien no pudo resistir los pactos escandalosos que firmamos con el capitalismo para triunfar en la literatura. Durante años, en clase y por escrito, ha despreciado a mi padre, a mi mujer y a mis amigos. Supongo que todos seremos deleznables. Pero quizá sea hora de que la Universidad de Granada ponga a este perturbado en su sitio. Sólo así salvaremos, con prudencia y con firmeza, la libertad de expresión.”

    En un disparatado(a mi juicio claro)artículo de Fortes se puede leer:

    “García Larca exalta: la ideología de la madre, la ideología de la sangre, la ideología de la tierra, la ideología del alma del pueblo, la ideología de la raza, la ideología de la familia, la ideología patriarcal autoritaria, la ideología de la jerarquía social natural, la ideología de la sexualidad reproductora, la ideología del matrimonio, la ideología tradicionalista, la ideología liberticida, la ideología de la inhibición sublimadora, la ideología del irracionalismo, la ideología de la violencia, la ideología de la fuerza, y cuantas demás estrategias e ideologías subsidiarias a cuya sombra y fantasmagoría se pudieran desarrollar, como por ejemplo a la sombra y fantasmagoría de la ideología de la Norma y el Estilo, de la ideología de la dialéctica de los puños y las pistolas, de la ideología de la Cruzada de Salvación, etc.”.

    Más adelante, biene a decir que Lorca fue asesinado por el “nacional catolicismo”, y no por los fascistas (de quienes presuntamente era complice claro).

    “En el bando republicano, la unidad de acción del frentepopulismo defiende una única, grande y libre república burguesa: a estos objetivos se presta, bajo la dirección del Partido Comunista de España, la confusión que hace difundir como poesía del pueblo y del pueblo en armas (por ejemplo) los romances del Romancero gitano, cuya autoría sufragaba el intelectual orgánico burgués en funciones de poeta neopopulista, Federico García Larca, a quien acababan de fusilar los católicos en armas y no, antes al contrario, los fascistas, las milicias y jerarquía fascistas, compañeros todos sin embargo de filas contrarrevolucionarias. Romances (lorquianos, y no solo del Romancero gitano) neopopulistas donde no hay proletarios, ni jornaleros ni campesinos con ninguna conciencia de clase y aun menos siquiera con una conciencia revolucionaria, sino pueblo bueno, honrado, el buen salvaje originario del pueblo andaluz, esto es, el gitano, etc”.

    No pongo el artículo completo por se excesivamente largo, pero se puede encontrar aquí:
    http://www.lajiribilla.cu/2005/n194_01/194_20.html

    Me parece que habla por si mismo. Solo me interesa resaltar que me resulta chocante que para Fortes resulta insultante e inaceptable que le llamen “tonto indecente” y reclame 60.000 € para curar su honor ofendido, y no tenga el mínimo reparo en insultar la memoria de quienes se jugaron (Y perdieron), su vida y su libertad por luchar por sus ideas llamandolos “intelectual orgánico burgués”

  13. Cartier dice:

    Muchas gracias por los textos.
    La verdad es que García Montero me parece que no dice nada indebido o insultante.

  14. jjoaquinpi dice:

    Y, desde luego, sus palabras quedan plenamente justificadas si un ultra (sea de la tendencia que sea) se dedica a afirmar que uno (Sánchez Montero) junto a su padre ha provocado el suicidio de otro poeta porque le incitaron a venderse al capitalismo (debe ser que antes no vivía dentro de ese sistema) y ello le produjo una crisis de alienación al ser despojado de la humanidad de su labor, al apoderarse el patrón de la plusvalía generada por su rendimiento :p

    Lo que me choca de la actitud de Sánchez Montero es que, por muy ecuánime y templado que sea uno, por más que tenga otras salidas laborales seguras aparte de su trabajo de profesor universitario, se aparte así de su cátedra, de alguna manera es como dar el brazo a torcer y ceder ante el adversario secular en lo académico y en lo personal. Confío en que esa excedencia sea, como su propio nombre indica, una pausa más o menos prolongada y que se decida a volver. Tampoco es que una excedencia sea sinónimo de abandono…

  15. jjoaquinpi dice:

    Perdón, es García Motero y no Sánchez Montero, que es profesor de mi facultad…me traiciona el inconsciente.

  16. […] en defensa de Luis García Montero y se solidariza con él, como ya hicieron: RGAlmazán, Cartier, Santi, Alexandre Charles, Leire Olmeda, Curro Corrales o Basilio Pozo-Durán entre otros […]

  17. protestante dice:

    Lo que dice Fortes es la realidad: Lorca era amigo de José Antonio, quienes se admiraban mutuamente. Cuando los asesinos fueron a buscarlos (entre ellos el padre de unas actrices muy conocidas) Lorca se refugión en la casa de sus amigos los hermanos Rosales, Jefe de Falange uno y poeta de dicho movimiento el otro.
    Amén de muchos artículos históricos sobre ello, hay una novela que refleja aquella extraña amistad: “la máscara del Heroe”, de Juan Manuel de Prada.

  18. Cartier dice:

    Ser amigo de alguien ya te convierte en uno de ellos?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s